MENU

Jhaffis Quinteros

349
0

Jhafis Quintero @quinterojhafis (La Chorrea, Panamá, 1973). Vive y trabaja en Verona, Italia. Quintero comenzó su carrera como artista durante una pena de prisión de 10 años que cumplió en Costa Rica. Su experiencia en la cárcel juega un papel primordial en su obra, influenciado por las contiendas tanto físicas como psicológicas, inducidas por aislamiento y una constante reflexión sobre la supervivencia y la muerte.

Paralelamente a su obra artística, la cual se desarrolla a partir de los años noventa, Quintero trabajó en TEOR/éTica desde que participó activamente en el mega-proyecto Estrecho Dudoso; formó parte del Taller Al Margen, impartido en el Centro Penitenciario de La Reforma en Costa Rica. Desde la prisión, participó en certámenes y exposiciones a nivel nacional en San José con obras que recibieron menciones de reconocimiento.

Su propuesta artística está pues, construida desde su experiencia personal en el universo del encierro, del silencio, de la inseguridad pero también de la imaginación y la creatividad orientada hacia mecanismos de supervivencia. Tiene la capacidad de crear estructuras de escapatoria lúcida manteniendo constantemente la perspectiva irónica, e incluso directamente humorística, lo que le evita caer en el miserabilismo y la autocompasión.

“El arte no cambia nada, pero es un arma o herramienta efectiva para decir o hacer cosas que desde otro sitio serían imposibles”, dice Quintero en una entrevista publicada por la revista Atlántica. “¿Que si hay gente dotada para el arte en las cárceles? Toda esa gente tiene, y les aseguro que me quedo corto con la explicación, una ‘conciencia alterada’ y la creatividad es parte esencial de sus vidas. Viven de la creatividad. Allí dentro, el vivir o morir dependen de la creatividad”.

En 2013, representó a Panamá en la Bienal de Venecia con el performance “Prótesis” (2013), en la que entregó dibujos originales a los espectadores para comunicarse con ellos. El proyecto se inspiró en el pasaje furtivo de notas en prisión como una forma de mantener la privacidad, la interacción social y el sentido de identidad.